Globo ocular

Para una buena salud visual la prevención es vital

La mejor manera de cuidar nuestra vista es mediante la prevención. Y la mejor manera de prevenir es acercarnos, al menos una vez al año, a nuestro centro óptico de confianza para someternos a una evaluación de la vista rutinaria. Salvo que hayamos advertido alguna anomalía, en cuyo caso habrá que acudir inmediatamente.

La mayoría de las personas empiezan a tener problemas con la vista a partir de la madurez. Entre los 40 y los 45 años empiezan a aparecer los problemas de la presbicia que si bien al principio son ignorados porque vamos alejando los objetos para poder "ver" bien, al cabo del tiempo habremos advertido que el problema es más serio.

Nos vamos a ver imposibilitados a la hora de leer un manual de instrucciones, los componentes de un alimento o incluso las advertencias de los medicamentos.

Aunque la presbiacusia no es el único problema de vista que vamos a padecer si que es cierto que la mayor parte de la población lo va a sufrir. También es cierto que, por norma general, ni siquiera se acude a un centro óptico para que nos revisen la vista y nos conformamos con usar las gafas de aumento que nos deja un familiar, un amigo, o que hemos comprado en un comercio, farmacia o bazar tradicional. Desde nuestra óptica le recomendamos que pase por nuestras instalaciones para que podamos darle las mejores recomendaciones para su vista.

Desde el Centro Óptico Paracuellos recomendamos a todas las personas una periodicidad anual en sus revisión de la vista. Con esto sería suficiente para poner remedio ante la más mínima sospecha y prevenir daños que puedan ser mucho más graves.

"Se estima que más del 70% de las cegueras se podrían evitar con algo tan simple como someternos a una evaluación de nuestra vista solamente una vez al año".