Lectura y gafas

Degeneración Macular y edad

La degeneración Macular Asociada a la Edad - DMAE - es la primera causa de pérdida de visión en personas mayores de edad en países desarrollados.

Existen básicamente dos tipos generales de Degeneración Macular asociada a la edad: Húmeda y Seca. Pero antes de describirlas vamos a conocer un poco mejor algunos rasgos generales sobre la conocida como DMAE. Esta patología impide que podamos distinguir lo que conocemos como visión fina, osea, los detalles. Leer es una actividad comprometida para las personas que sufren DMAE.

Se dispone de mucha información acerca de la DMAE y la principal conclusión a la que se ha llegado es que las personas que llevan una vida activa tienen menos probabilidades de padecerla.

Entendemos por vida activa la que tienen encuenta la realización de actividad física, buena alimentación y que huye del sedentarismo, del tabaco, del alcohol.

La DMAE húmeda es la más grave de las dos, pero por el contrario también es la menos habitual. Pero ante su aparición debemos actuar rápidamente. Su progresión es muy rápida produciendo derrames y hemorragias en las capas de la retina que llevan a destruir la arquitectira neural de la mácula acabando con la visión en el centro del campo visual. Estos daños son irreversibles por lo que, como hemos indicado anteriormente, es importante actuar a tiempo.

En los últimos años se han producido avances importantes con fármacos antiangiogénicos, mediante inyecciones intraoculares directamente en la cavidad vítrea. El fármaco actúa bloqueando la molécula que causa el desarrollo y la progresión de las membranas neovasculares en la DMAE húmeda. Aunque este tratamiento no es válido siempre si que lo es en tres cuartas partes de los casos.

La DMAE seca es más lenta a nivel de daños que la húmeda, pero no por ello menos grave por lo que debemos darle la importancia que realmente tiene. La mayoría de los casos de DMAE son de este tipo. No existe tratamiento eficaz contra la DMAE seca o atrófica por lo que recomendamos seguir los consejos indicados al principio de este artículo, llevar una vida sana, una dieta variada y equilibrada, y hacer ejercicio.